5 sept. 2013

El final del verano llegó...

Queridos amigos y amigas,

Ha llegado ya el mes de septiembre pero sigue el buen tiempo en Bruselas. Este año no podemos quejarnos, ya que tanto julio como agosto fueron bastante calurosos y poco lluviosos y septiembre ha empezado también con muy buen tiempo; ayer tuvimos 27° de máxima y hoy casi 30°. En días de calor como estos le sacamos a Miguel la bañera al jardín y ahí se la pasa bañándose toda la tarde. Aquí en Bruselas casi no hay piscinas al aire libre y a mi las piscinas cubiertas me gustan muy poco, así que desde pequeñito lo hemos acostumbrado a bañarse en el jardín, primero en un cubo y ahora en su bañerita. Ahí lo tenéis hace un año y piquito refrescándose en el cubo.

El calor, por una parte, le ha hecho muy bien al huerto, pero claro, durante las tres semanas que estuvimos de vacaciones en julio las pobres plantas sufrieron bastante, sobre todo las zanahorias. Los tomates y las patatas no parecían muy afectados, y de hecho la cosecha de patatas al final ha sido bastante buena: yo creo que, de media, he sacado medio kilo de patatas por mata, lo cual no sé si es mucho o poco, porque es la primera vez que siembro patatas, pero yo estoy encantado. En cuanto a los tomates, la cosecha está siendo buena, y si el buen tiempo dura aún un par de semanas les dará tiempo a madurar a los muchos tomates que aún quedan en las matas. Ahí tenéis unas fotillos. (Comparado con el López y sus trece variedades de tomates lo mío es una chapuza total, pero es que el López es mucho López).

                                                         Tomates "ciruela negra"
                                                           Mata de "ciruela negra"
                                                           Tomates "Triunfo de Lieja"
                                           Tomates cherry de plantas enanas
                                                              Plantas de zanahorias

La que está "que se sale" es la planta de calabacín. Como podéis ver en la foto, está gigantesca y llena todavía de flores, a pesar de que lleva dando calabacines desde hace más de un mes. Sin embargo, es una variedad bastante insulsa, así que a pesar del buen resultado creo que el año que viene plantaré otra variedad. Es lo que pasa por comprar la plantita en vez de sembrar las semillas, que no sabes exactamente lo que compras y luego te encuentras con que no es lo que tu querías.
                                                             Planta de calabacines

Calabacines



Pero por lo que más me gustaría que siguiese haciendo calor es por la higuera, que este año con el frío tardó un montón en empezar a echar hojas y frutos pero que ahora está "cuajadita" de higos. Aparte de que los higos me vuelven loco, la higuera es un árbol que me trae muy buenos recuerdos de mi infancia, de los veranos en la casa de campo que mis padres tenían cerca de Córdoba y de las tardes subidos en las higueras hartándonos de brevas e higos. A veces voy por la calle (incluso aquí en Bruselas!!!) y en alguna calle me viene el olor de una higuera y casi que me alegra el día. Ahí tenéis unas fotos de mi querida higuera de mi jardín.


 
Quería contaros también que este domingo empiezo mi curso de apicultura. Las primeras clases son todas teóricas, pero no tienen mala pinta: iniciación a la apicultura; los primeros pasos: material e implantación de una colmena; las plantas meliferas de Bélgica, el calendario apícola, etc. Como ya os comenté en otra entrada, el curso dura dos años, con un total de unas 125 horas, y al final te dan el título oficial de apicultor (que, la verdad, no sé muy bien para qué sirve). Como los belgas son un poco "raritos", no espero que el ambiente en la clase sea muy bueno, ya que a esta gente le cuesta un poquito relacionarse y casi todos tienen sus "manías" (por decirlo de alguna manera), pero ya uno está acostumbrado a esas cosas y simplemente lo que espero es que los profes estén bien, porque si no, tres horas de clase seguidas se van a hacer bastante pesaditas. En fin, ya os iré contando.

Y para terminar os quería hablar de otra cosa que estoy experimentando y que me está dando bastante buen resultado (aunque no tiene nada que ver con el huerto). Resulta que yo tengo psoriasis desde hace ya muchos años, y nunca había encontrado nada que me hiciera bien, ya que "curar curar", la psoriasis no se cura, pero que al menos me aliviase un poco. Hace muchos años estuve un tiempo poniéndome una crema, pero luego me enteré de que tenía cortisona y dejé de ponérmela. Desde siempre, lo único que me hacía bien era el sol y el agua del mar, pero claro, como os podéis imaginar, aquí en Bruselas, ni una cosa ni otra. Pues bien, desde hace unos meses Marcela ha empezado a interesarse por los aceites esenciales, ya que leyó un libro sobre los engaños de las medicinas y las empresas farmaceúticas y una de las cosas que decía era que en las cremas, pomadas, etc. lo que de verdad hacia bien era los aceites esenciales que contenían, que todo lo demás era, en el mejor de los casos, un "engañapichangas" (palabra argentina que me encanta) y, en el peor, derivados del petróleo que a corto plazo aliviaban la irritación pero que a medio y largo plazo eran malísimos para la salud. Así que investigando un poco Marcela descubrió un libro que le dio bastante buena impresión y del que sacó una receta de aceites esenciales que vienen bien para la psoriasis. La receta es la siguiente: Mezclar:

- 1 gota de aceite esencial de romero verbenona
- 1 gota de aceite esencial de helichrysum italicum
- 1 gota de aceite esencial de palmarrosa
- 1 gota de aceite esencial de geranio rosat
- 10 gotas de aceite vegetal de hipérico, (hipericón, corazoncillo o hierba de San Juan)
- 10 gotas de aceite vegetal de borraja
- 10 gotas de aceite vegetal de rosa mosqueta

Esta solución hay que aplicársela 3 o 4 veces al día. De todas formas, en otros libros u otros sitios de internet encontraréis otras recetas más o menos parecidas a estas. Mi consejo sería que os informaseis bien con un dermatólogo, o con alguien que entienda de aceites esenciales o con un libro que os inspire confianza, pero sobre todo que abandonéis las cremas y pomadas "clásicas" que son, en la mayoría de los casos, super caras y malas para la salud a largo plazo y que lo intentéis con los aceites esenciales, que seguro que os da buen resultado. Además, este tipo de aceites son muy buenos para otro tipo de afecciones, como por ejemplo los herpes, los resfriados, y un montón más de cosas. Ya me contaréis como os va.

Abrazotes