29 jul. 2013

El huerto tras las vacaciones: catástrofe (casi) total!!!

Queridos amigos y amigas,

Desde el 21 de junio que no publico ninguna entrada en el blog. Y no ha sido por falta de ganas, ya que había bastantes cosas de las que quería hablaros, pero el 5 de julio me fui de vacaciones con toda la familia y los preparativos no me dejaron un minuto libre ni siquiera para un post de "hasta pronto".

Volvimos de vacaciones el sábado 27 y el panorama que me encontré en el jardín y en el huerto era un poco desalentador. La selva amazónica había abierto una sucursal en Bruselas. Había hierbajos, ortigas y plantas trepadoras por todas partes. Ahí tenéis una foto del aspecto general del jardín al día siguiente de llegar
Así que ayer me puse manos a la obra para desenmarañar un poco el jardín y poner un poco de orden en el huerto. Lo primero que hice fue ocuparme de los tomates, que habían crecido bastante y andaban arrastrándose por el suelo, con el riesgo de que se echaran a perder a causa de la humedad del suelo. (Al parecer, y según me contó ayer el vecino, el mes de julio en Bruselas ha sido de un calor sofocante, sobre todo por las noches, pero el día que yo llegué hubo una tormenta enorme y esta noche ha vuelto a llover). Así que até las ramas de las tomateras a los tutores lo mejor que pude. No se puede decir que las plantas estén "cuajaditas" de tomates pero algunos si que hay, aunque todavía les falta un poco para madurar. Yo creo que este tiempo tan loco, con frío y lluvia hasta finales de junio y de pronto casi tres semanas de sequía total y calor tiene a las plantas medio locas. Ahí tenéis una foto de las tomateras con algunos tomates todavía verdes

Como os conté en esta entrada, este año planté tres variedades de tomates: unos cherry, otra variedad que se llama "triunfo de Lieja" y otro conocido como "ciruela negra". En la foto de arriba tenéis los "triunfo de Lieja" y en la de abajo los "ciruela negra". Las plantas de los cherry están muy chiquitas y me parece a mi que no van a dar mucho fruto. Me da la impresión de que son plantas más delicadas que los tomates normales (pero es sólo una impresión mía, sin ninguna base científica) y que han sufrido mucho con la sequía. Mirad que mal aspecto tienen
El día que llegué había tres tomates "triunfo de Lieja" ya maduros en las matas, pero cuando los probé no me convencieron mucho, ya que los encontré medio insulsos y con una textura arenosa que no me gustó nada. Yo creo que puede deberse a que la tierra donde están sembrados no es demasiado buena y a la "sed" que han pasado durante el mes de julio, pero no estoy seguro, así que me gustaría tener vuestra opinión al respecto.

Lo que más contento me tiene son las patatas; aunque las plantas estaban todas medio caídas cuando volví de las vacaciones, decidí "desenterrar" una para ver si había ya patatas y me encontré con esta linda sorpresa.
Medio kilo "clavao"!!! Estoy realmente encantado con mis  patatas: como os contaba en una entrada anterior, planté una variedad holandesa llamada "raja" (menudo nombrecito) que había comprado en la granja donde me abastezco de verduras y hortalizas. Como es una variedad holandesa pensé que estaría bien adaptada al clima belga, y parece ser que así ha sido. Con todos los problemas que me están dando las demás plantas que he sembrado, me dan ganas de dedicarme en exclusiva a las patatas el año que viene.

Todo lo demás que planté anda "regulimbis". En una esquina del jardín que limpié de malas hierbas a principios de julio sembré espinacas y rábanos y ha sido un fracaso total, al igual que las lechugas y otra parcelita de espinacas que había sembrado en mayo. Yo creo que el problema fundamental, en el caso de las lechugas y las espinacas, es que a las babosas y a los caracoles les encantan y se las comen en cuanto las semillas germinan un poquito, y habría que estar super atento para poder salvar alguna. Pero claro, si te vas tres semanas de vacaciones en pleno mes de julio, poco se puede hacer. Mirad el aspecto que tenía la parcelita que sembré de espinacas, no se ven mas que malas hierbas.
Me parece a mi que para este tipo de cultivo es fundamental cubrir la tierra con paja u otro tipo de cubierta vegetal porque si no las malas hierbas acaban "acogotando" a las pobres espinacas y lechugas. Contra las babosas poco se puede hacer, aunque creo que para el año que viene plantaré menta (que también les gusta mucho) en los bordes de las parcelitas para que tengan con qué alimentarse y dejen en paz las espinacas y las lechugas.

Las zanahorias también andan medio alicaídas, como podéis ver en la foto. Las plantas están muy chiquitas y creo que han sufrido mucho con el calor
El gran misterio, que todavía no he logrado resolver, es el de lo que yo creía que eran calabacines pero que ahora me pregunto si no eran los potimarrón de los que os hablé aquí. Como so conté en su momento, un día compré una matita de calabacín y otra de potimarrón. Las sembré en el huerto pero lo que yo pensaba que era el potimarrón se lo comieron las babosas. Pero mirad lo que me encontré cuando he vuelto de las vacaciones
No se si se ve bien, así que ahí os pongo un par de fotos más 

(Lo del plátano es para que os hagáis una idea del tamaño). En la parcelita donde está sembrada la planta estaba colocada la etiqueta "calabacín", y antes de irme de vacaciones ya le habían salido algunas flores y despuntaban los primeros frutos. Las flores eran características de las plantas del calabacín, así que cuando volví y vi estos dos pedazos de fruto, pensé: "han pasado demasiados días y estos calabacines han crecido demasiado, habría que haberlos cortado antes". Así que los corté ahí mismo. Pero el aspecto que tienen cuando los he abierto, y pensando también que es un poco raro que un calabacín pese un kilo (que es lo que pesa el de la foto), me llevan a pensar que me confundí al colocar las etiquetas y que en realidad esta era la planta del potimarrón. Es lo que pasa por hacer las cosas de cualquier manera. Lo tomo por el lado positivo y me digo que me tiene que servir de lección para el futuro, que no se pueden hacer las cosas de forma tan cutre como las hago yo, pero me da "coraje" haber cortado los dos frutos que había en la planta antes de que maduraran del todo.

No se si os conté que había plantado también algunas plantas de guisantes, que empiezan a dar sus primeros frutos aunque las plantas se han quedado chiquitísimas, yo creo que a causa de la poca fertilidad del suelo y de la falta de riego. Ahí tenéis un par de fotos


En fin, compañeros de fatigas, que el huerto sigue adelante con sus altos y sus bajos pero yo estoy encantado porque creo que estoy aprendiendo un montón. Además, este primer año (y el que viene también) me los tomo como años de aprendizaje para conocer mejor el huerto, la tierra, las plantas que se dan bien o mal, etc.
Os dejo con una foto de una de las dos gatitas que tenemos en casa que, como éramos pocos, se ha entretenido en tener seis crias. No la operamos porque pensábamos que todavía era demasiado joven para quedarse preñada y, además, ni siquiera parecía en celo. Por eso, cuando nos dimos cuenta de que la barriga empezaba a crecerle de forma sospechosa, ya era demasiado tarde. La pobre tuvo que parir ella solita porque el parto nos pillo de vacaciones, pero a pesar de todo, todo ha salido bien y ahí la veis dándole de mamar a las seis fieras que la tienen a la pobre "encanijá" y sin energía.

Así que ya sabéis, si pasáis por Bruselas y queréis un gato, tenéis donde elegir.

Abrazotes