14 jun. 2013

Caracoles y rábanos

Queridos amigos y amigas,

Ayer llovió en Bruselas después de unos días de sol y no os podéis imaginar la cantidad de caracoles que encontré en el jardín. Como os decía en una entrada anterior, es curioso que este año casi no hay babosas y, sin embargo, hay más caracoles que nunca. Y aunque los dos son iguales de dañinos para el huerto, tengo que confesaros que un cierto "racismo" animal me lleva a exterminar a todas las babosas que se me ponen a tiro, mientras que los caracoles me resultan más simpáticos y lo más que hago es alejarlos un poco del huerto pero nunca matarlos. Además, que a Miguel le encanta salir al jardín a buscarlos y nos divertimos poniéndolos todos en los escalones de la escalera que baja al jardín y ver como "andan", como sacan los cuernos, etc. Ahí tenéis un par de fotos de todos los que recogimos ayer


Como os digo, a Miguel le encanta jugar con ellos y no le dan nada de asco. Ahí lo tenéis con uno gordote en la mano
Había de todos los tamaños y colores: gordos, chicos, más claros, más oscuros. A mi, como buen cordobés, me encantan los caracoles (comérmelos, quiero decir), y casi toda mi juventud me la pasé en los puestos de caracoles que cada primavera inundan Córdoba. Recuerdo que por cinco duros te daban un vaso y luego podías pedir un vaso de caldo gratis. Aún así, no me animo a cocinar estos del jardín, primero porque no sé como hacerlo, y segundo porque me da pena comérmelos. Ahí os dejo alguna foto más de las que hizo Marcela.




Aparte de esto, os cuento que ayer recogí los primeros rábanos del año. Como ya os conté en otra entrada, los planté mezclados con las zanahorias y así, al recoger los rábano, de paso aclaro las zanahorias. Ahí tenéis unas fotos



Sé que la "cosecha" es medio ridícula pero yo estoy encantado, entre otras cosas porque ya es la tercera vez que planto rábanos y nunca hasta ahora me habían salido; no sé si es que las semillas eran malas o qué pero no cosechaba ni uno. Además, este mini-manojo me ha servido para prepararme una "tostada de queso fresco con rábano y cebolleta", que es un plato típico de Bruselas  ("tartine au fromage frais, radis et ciboulette"). Yo la primera vez que me lo ofrecieron me pareció medio raro, pero si lo preparáis en casa veréis que esta muy bueno (y con una buen Orval o cualquier otra cerveza fuerte belga, mucho más). Como la receta no tiene mucha ciencia, creo que con unas fotos bastará para que os hagáis una idea

Lo único que tenéis que tener en cuenta a la hora de hacerlo es que sale más rico con pan gris y sin tostar.

Por lo que he podido ver en internet, el rábano tiene un montón de propiedades alimenticias y curativas. Según este sitio web , que parece bastante serio, el rábano contiene mucha vitamina C, es un gran antioxidante y ayuda a limpiar el organismo. Además de eso, parece que ayuda a prevenir el cáncer, es bueno para el aparato digestivo y ayuda a combatir el estreñimiento. Así que ya sabéis, a plantar y comer rábanos que os van a dejar como nuevos por dentro y por fuera.

Abrazotes

PD: Hablando de caracoles, y aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, aquí os dejo un enlace hacia un podcast que hice hace algunos años sobre cante flamenco, que es otra de mis grandes aficiones. En el programa 12 podréis escuchar algunos ejemplos del cante por caracoles.  

PD: (Añadida el 15 de junio). Ayer, cuando Marcela leyó la nueva entrada, me dijo: "Pablo, no habías hablado ya de las tostadas con queso y rábanos en otra entrada"? "No, que va", le respondí yo. "Pues a mi me suena de haber visto una foto en alguna otra entrada". A pesar de que yo estaba segurísimo de que no era así, revisé las entradas anteriores para cerciorarme de que yo llevaba razón. Sin embargo, sorpresa! la que tenía razón era ella: en la entrada "Primavera lluviosa" ya os había comentado el tema de las tostadas de queso y rábanos e incluso había añadido una foto. Os cuento todo esto para que seáis indulgentes si alguna vez observáis algún otro error de este tipo. La cuestión, por decirlo en pocas palabras, es que tengo una memoria de pez y no me acuerdo ni de lo que hice hace un rato, así que acordarme de lo que puse en otras entradas es imposible, sobre todo porque las escribo según van saliendo, sin pararme mucho tiempo a pensar si están bien o mal. Así que no os extrañe si me mando alguna que otra cagada de este tipo. En todo caso, y como decían Faemino y Cansado, "peor es estar en la droga".

1 comentario:

  1. Qué ricos los rábanos, y más si son de cosecha propia!
    Saludos!

    ResponderEliminar