21 jun. 2013

Refugio para insectos

Queridos amigos y amigas,

Hace unas semanas acudí a una charla organizada por una "escuela de apicultura" sobre abejas, avispas, abejorros, etc. La charla fue bastante interesante, ya que hablaron de las costumbres y las características de estos y otros insectos que yo desconocía por completo. Al final, un entomólogo habló de la importancia de los insectos para mantener la biodiversidad y de los beneficios que aportan para la conservación de los diferentes ecosistemas. Y un poco de pasada, porque íbamos mal de tiempo, habló de cómo construir refugios para insectos. Me pareció un tema muy interesante y me puse a investigar un poco por mi cuenta. Estuve mirando en google España pero la información era bastante escasa, así que me fui a google Francia donde encontré un montón de documentación sobre el tema. Y al final me decidí a construir mi propio refugio, que he instalado en el jardín de casa. Todavía no está acabado del todo porque, como ya os dije en otra entrada, para todo lo que tiene que ver con el huerto y el jardín intento comprar lo mínimo indispensable (semillas, principalmente) y para el resto apañarme con lo que tengo a mano. Así que me fui a una obra que están haciendo al lado de casa en la que había un montón de madera sobrante a disposición de quien quisiera cogerla y en un par de días he construido el refugio. Y aunque no ha quedado todo lo bien que a mi me hubiera gustado, creo que no está mal para un primer intento, sobre todo teniendo en cuenta que yo soy más bien torpe para el bricolaje y que no dispongo en casa ni de las herramientas ni del espacio para poder trabajar a gusto. Ahí tenéis un par de fotos de como ha quedado.

Como veis, todavía queda bastante espacio libre que tengo que "rellenar" con otros elementos para acoger diferentes tipos de insectos y que son un poquito más difíciles de hacer, pero quería "plantar" el refugio lo antes posible para que no andara dando vueltas por el jardín con el riesgo de que Miguel hiciera alguna trastada y pudiera hacerse daño. El "acabado" no es perfecto y algunas tablas están medio ladeadas ("daleadas", que decimos en Córdoba), algunos clavos asoman, etc, pero espero que los insectos de mi jardín no sean demasiado "tiquismiquis" y acaben instalándose en él.

Para construir el refugio me he basado sobre todo en este cuadernillo y en este sitio web (ambos están en francés pero si os interesa el tema yo creo que con un poco de esfuerzo podéis entender casi todo). Entre los consejos que da están los siguientes:
- En primer lugar, y en cuanto a los materiales, deben ser materiales naturales. La madera para el armazón del refugio debe hacerse con madera seca, dura y no tratada (alerce, castaño, abeto de Douglas). Los agujeros hay que hacerlos con una buena broca para que no queden asperezas que podrían alejar a los insectos.
- En cuanto al emplazamiento, el refugio debe estar orientado hacia el sur o el sureste, para que le de el sol, sobre todo por la mañana y, si es posible, en un lugar protegido del viento (al lado de un muro o de un seto) .También es conveniente situarlo cerca de alguna "fuente de alimentación" para los diferentes tipos de insectos que se instalarán en él: un seto, un "parterre" de flores, un huerto, un rosal, etc.
- Para los elementos que vamos a disponer en el refugio, es bueno que sean también materiales naturales: troncos de árboles, cañas de bambú, un ladrillo, etc. En el sitio web que os indicaba más arriba se explica muy bien para qué sirve cada cosa: las cañas de bambú, por ejemplo, sirven para acoger avispas y abejas solitarias, al igual que el ladrillo o los troncos de árbol agujereados; para los abejorros hay que hacer una caja cerrada con un agujero de 10 milímetros y "rampa de lanzamiento", etc.
- Por último, el tejado del refugio hay que cubrirlo con un pedazo de estos rollos de alquitrán que se utiliza para impermeabilizar los techos de las casas. Es importante que la cubierta de alquitrán sea más ancha que el propio tejado para que proteja bien de la lluvia. 
Ahí tenéis un par de fotos más de algunos de los elementos que ya he puesto en el refugio para acoger diferentes tipos de insectos.


Aparte de el refugio, este año he decidido no cortar el cesped del jardín porque, según contó el entomólogo del que os hablaba más arriba, los jardines con el cesped cortado son un "desierto de biodiversidad", ya que al cortar el cesped cortamos también todas las demás plantas y flores que alimentan y dan refugio a los insectos y otros animales. Así que aunque el jardín parece medio abandonado, creo que vale la pena. 

Espero que esta entrada os resulte interesante y os anime a construir vuestros propios refugios para insectos, así como a tomar otras medidas para protegerlos (no utilizar pesticidas, no cortar el cesped del jardín, etc). Si alguien quiere más información o más detalles respecto a estos refugios, estaré encantado de ayudarle en la modesta medida de mis posibilidades.

Abrazotes



14 jun. 2013

Caracoles y rábanos

Queridos amigos y amigas,

Ayer llovió en Bruselas después de unos días de sol y no os podéis imaginar la cantidad de caracoles que encontré en el jardín. Como os decía en una entrada anterior, es curioso que este año casi no hay babosas y, sin embargo, hay más caracoles que nunca. Y aunque los dos son iguales de dañinos para el huerto, tengo que confesaros que un cierto "racismo" animal me lleva a exterminar a todas las babosas que se me ponen a tiro, mientras que los caracoles me resultan más simpáticos y lo más que hago es alejarlos un poco del huerto pero nunca matarlos. Además, que a Miguel le encanta salir al jardín a buscarlos y nos divertimos poniéndolos todos en los escalones de la escalera que baja al jardín y ver como "andan", como sacan los cuernos, etc. Ahí tenéis un par de fotos de todos los que recogimos ayer


Como os digo, a Miguel le encanta jugar con ellos y no le dan nada de asco. Ahí lo tenéis con uno gordote en la mano
Había de todos los tamaños y colores: gordos, chicos, más claros, más oscuros. A mi, como buen cordobés, me encantan los caracoles (comérmelos, quiero decir), y casi toda mi juventud me la pasé en los puestos de caracoles que cada primavera inundan Córdoba. Recuerdo que por cinco duros te daban un vaso y luego podías pedir un vaso de caldo gratis. Aún así, no me animo a cocinar estos del jardín, primero porque no sé como hacerlo, y segundo porque me da pena comérmelos. Ahí os dejo alguna foto más de las que hizo Marcela.




Aparte de esto, os cuento que ayer recogí los primeros rábanos del año. Como ya os conté en otra entrada, los planté mezclados con las zanahorias y así, al recoger los rábano, de paso aclaro las zanahorias. Ahí tenéis unas fotos



Sé que la "cosecha" es medio ridícula pero yo estoy encantado, entre otras cosas porque ya es la tercera vez que planto rábanos y nunca hasta ahora me habían salido; no sé si es que las semillas eran malas o qué pero no cosechaba ni uno. Además, este mini-manojo me ha servido para prepararme una "tostada de queso fresco con rábano y cebolleta", que es un plato típico de Bruselas  ("tartine au fromage frais, radis et ciboulette"). Yo la primera vez que me lo ofrecieron me pareció medio raro, pero si lo preparáis en casa veréis que esta muy bueno (y con una buen Orval o cualquier otra cerveza fuerte belga, mucho más). Como la receta no tiene mucha ciencia, creo que con unas fotos bastará para que os hagáis una idea

Lo único que tenéis que tener en cuenta a la hora de hacerlo es que sale más rico con pan gris y sin tostar.

Por lo que he podido ver en internet, el rábano tiene un montón de propiedades alimenticias y curativas. Según este sitio web , que parece bastante serio, el rábano contiene mucha vitamina C, es un gran antioxidante y ayuda a limpiar el organismo. Además de eso, parece que ayuda a prevenir el cáncer, es bueno para el aparato digestivo y ayuda a combatir el estreñimiento. Así que ya sabéis, a plantar y comer rábanos que os van a dejar como nuevos por dentro y por fuera.

Abrazotes

PD: Hablando de caracoles, y aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, aquí os dejo un enlace hacia un podcast que hice hace algunos años sobre cante flamenco, que es otra de mis grandes aficiones. En el programa 12 podréis escuchar algunos ejemplos del cante por caracoles.  

PD: (Añadida el 15 de junio). Ayer, cuando Marcela leyó la nueva entrada, me dijo: "Pablo, no habías hablado ya de las tostadas con queso y rábanos en otra entrada"? "No, que va", le respondí yo. "Pues a mi me suena de haber visto una foto en alguna otra entrada". A pesar de que yo estaba segurísimo de que no era así, revisé las entradas anteriores para cerciorarme de que yo llevaba razón. Sin embargo, sorpresa! la que tenía razón era ella: en la entrada "Primavera lluviosa" ya os había comentado el tema de las tostadas de queso y rábanos e incluso había añadido una foto. Os cuento todo esto para que seáis indulgentes si alguna vez observáis algún otro error de este tipo. La cuestión, por decirlo en pocas palabras, es que tengo una memoria de pez y no me acuerdo ni de lo que hice hace un rato, así que acordarme de lo que puse en otras entradas es imposible, sobre todo porque las escribo según van saliendo, sin pararme mucho tiempo a pensar si están bien o mal. Así que no os extrañe si me mando alguna que otra cagada de este tipo. En todo caso, y como decían Faemino y Cansado, "peor es estar en la droga".

10 jun. 2013

¿Lloverá? ¿Saldrá el sol?

Queridos amigos y amigas,

Empiezo, como es costumbre, con el "parte metereológico". Después de una semana o diez días de buen tiempo, otra vez han vuelto las nubes y el "fresquito" a Bruselas. Yo creo que las pobres plantas van a acabar volviéndose locas con estos "acelerones y frenazos climáticos" que están teniendo este año. Los tomates han sobrevivido a la glaciación y cuando parecía que empezaban a tener mejor cara, de nuevo la bajada de temperaturas los está dejando medio mustios. 

Las patatas siguen creciendo bien, y lo demás (lechugas, espinacas, zanahorias, rábanos, calabacines, guisantes y "potimarron") siguen más chiquitos de lo que deberían estar a estas alturas de junio en la que nos encontramos. Y como no hay mucho que hacer en el huerto, el otro dia me entretuve en cubrir la tierra de la parcela de los tomates y de las lechugas y las espinacas con una cubierta vegetal, para que no crezcan demasiadas malas hierbas y para que el suelo retenga mejor la humedad (y por "chominear" un rato, la verdad). La idea se me ocurrió porque en internet leí que las hojas de helecho forman una buena cubierta para las lechugas, porque ahuyentan a las babosas. Y como este año con tanta lluvia tengo un montón de helechos en el jardín, corté unos pocos, los desmenuzé y los puse en la parcela de las lechugas y en la de las espinacas. Ahí tenéis unas fotos




Para los tomates, en vista de que a Marcela le gustan mucho los helechos y no me dejó cortar más, me decidí por ponerles hojas de los árboles del jardín que recogí hace unos meses y que tenía metidas en bolsas de plástico para intentar convertirlas en compost. Además, como ya llevaban unos meses metidas en las bolsas, pensé que si se van descomponiendo poco a poco igual le sirve de alimento a la tierra. Ya veremos. De todas formas, como con el jardín tan pequeñito que tengo la producción nunca va a ser importante, para mi casi que el huerto es más un laboratorio de pruebas que otra cosa. Así quedaron las hojas



Aparte de eso, les hice un segundo aporcado a las plantas de patata, cubriendo la parte inferior de las mismas con tierra para que no se me echen a perder las patatas. Tuve dudas antes de hacerlo, porque algunas ramas crecían muy cerquita del suelo, así que lo hice con mucho cuidado para no enterrarlas.



Por último, y para aprovechar el espacio entre las plantas de patatas, he sembrado un par de líneas de rúcola, que aquí se da bastante bien y que en casa nos gusta mucho. Aunque he leido que el exceso de malas hierbas hace que las patatas se desarrollen menos, la verdad es que no creo que la rúcola les suponga mucha competencia. Como os decía más arriba, con el huerto tan chiquito que tengo no me queda más remedio que intentar aprovechar al máximo el terreno del que dispongo.

Los que si me van a dar un buen rendimiento este año tan lluvioso son los groselleros. Como comentaba hace una rato con una amiga, lo único que crece bien en mi jardín son las cosas que no he plantado yo. Las plantas de las grosellas las plantó el anterior propietario de la casa y este año están "cuajaditas" de grosellas. Hace dos años fue una catástrofe porque las palomas se comieron más de la mitad de la producción, así que ya el año pasado les puse unas redes para protegerlas. De todas formas, de eso ya os hablo en la próxima entrada y os cuelgo unas fotillos con las primeras grosellas del año.

Abrazotes

 

3 jun. 2013

Patés vegetarianos

Queridos amigos y amigas,

Con esta entrada inauguro una nueva "sección" en el blog que voy a dedicar a compartir con vosotros algunas de mis recetas de cocina favoritas. La idea me ha venido viendo el blog El huerto 2.0 (que seguro que muchos de vosotros conocéis y que a mi me encanta) y como a veces no hay mucho que contar respecto al huerto, me parece una buena manera de mantenerme en contacto con vosotros.

Yo soy un gran aficionado a la cocina y en casa cocinamos casi todos los días, algunas veces yo y algunas veces Marcela, así que la idea es ir compartiendo con vosotros algunas recetas de platos que vayamos elaborando. En general no serán recetas muy complicadas, ya que ni Marcela ni yo somos amantes de la cocina excesivamente elaborada; a mi lo que me gusta de verdad son los "guisotes" que hacía mi abuela (garbanzos con "pringá", lentejas, habichuelas con oreja y manitas de cerdo, etc.), el arroz de mi hermana y la cocina casera en general. Sin embargo, y dado que aquí en Bruselas no es fácil encontrar los ingredientes para este tipo de guisos, las recetas serán más bien de platos sencillos pero ricos, sanos y que cualquiera de vosotros puede hacer sin demasiado esfuerzo. En todo caso, y aunque no sean "haute cuisine", a lo mejor alguna de estas recetas puede sacaros de un apuro un día que no sepáis qué cocinar.

Sin embargo, y para empezar, no voy a compartir con vosotros una receta, sino un libro de patés vegetales que descubrí hace un tiempo tonteando por internet y que a mi me encanta. El libro se llama "Descubriendo la cocina vegetariana. Patés vegetales sin ingredientes de origen animal"  Como veréis, se trata de recetas muy simples pero imaginativas. A mi esto de las patés, las conservas, las mermeladas, etc. es una cosa que me encanta, y en el caso de este libro, me pareció muy original y con unas recetas fáciles de hacer y con ingredientes fáciles de encontrar.  Ya me contaréis como os va.


En el enlace que os he puesto creo que podéis descargarlo sin problema, pero si no es así, dejadme un comentario con una dirección mail y os lo enviaré encantado.

Del huerto tengo poco que contaros; las patatas siguen "progresando adecuadamente" pero es casi lo único, porque todo lo demás está como "paralizado" por esta primavera que no acaba de llegar. Creo que las plantas necesitan unos días de sol y calor para pegar un estirón, pero mientras sigamos con estos días tan feos (hoy hacía un frío de mucho cuidado) poco hay que hacer.

Abrazotes