24 may. 2013

Glaciación en Bruselas

Queridos amigos y amigas,
Menuda cagada de primavera que estamos teniendo este año!!!!! Que desastre!!! Para que os hagáis una idea del frío que estamos padeciendo estos días, os cuento que acabo de oír en las noticias de la radio que algunas catenarias se han congelado esta noche en la región del sur de Bélgica y se ha suspendido la circulación de trenes durante unas horas. Ayer, en Bruselas, granizó y la temperatura mínima prevista era de dos grados. 
Como os podéis imaginar, el huerto está sufriendo, sobre todo mis pobres tomates. Están tan lánguidos y escuálidos que cuando voy a echarles un vistazo me da la impresión de que me miran con cara de reproche como diciendo "tu te crees que esto es un clima para nosotros!!??". Juzgad por vosotros mismos con esta foto

 Las plantas de patatas, sin embargo, están de lo más lindas. Se ve que lo de haber plantado una variedad de origen holandés ha sido buena idea, ya que al menos ellas están acostumbradas a este tiempo tan malo. Además, han salido todas las que planté, así que el otro día me animé y planté algunas mas. Ahí tenéis unas fotillos



Los rábanos también están creciendo bien. Aquí es una planta que se utiliza muchísimo en el huerto, con lo cual no me sorprende que no sufra demasiado con este frío. Los planté hace casi tres semanas, así que todavía voy a esperar, como mínimo, otras tres antes de recolectarlos, ya que, al parecer, si los dejas demasiado tiempo en la tierra se ponen demasiado picantes. Ahí tenéis un par de fotos de las primeras plantitas. Como os conté en una entrada anterior, los planté en el mismo surco que las zanahorias, y como estas tardan más en germinar, cuando recoja los rábanos me servirá para aclarar las plantas de zanahoria.



De las lechugas y espinacas no hay todavía noticias. Creo que están saliendo los primeros "brotecitos" de espinacas, pero no estoy seguro de que no sea alguna mala hierba. En todo caso, hoy he sembrado una cosa que aquí creo que se lleva mucho últimamente y que es una mezcla de ensaladas. Vienen todas las semillitas juntas y tienes rúcola, alguna ensalada más rojita, otras más verdecitas. Luego vas cogiendo las hojas a medida que van estando en su punto pero la planta sigue echando hojas, con lo cual la cosecha dura bastante. Ya os contaré que tal se da. 
El que está hecho un "tiarrón" es el frambueso. Parece que cada día que voy a verlo está más grande y más hermoso. Me pregunto incluso si no me dará algunas frambuesas este mismo año, aunque creo que me paso de optimista. En todo caso, ahí tenéis una foto para que veáis que no os miento.
La buena noticia este año es que, no se por qué razón, hay muchísimas menos babosas que los años anteriores. Ya os digo que no se a qué puede deberse pero el caso es que hay infinitamente menos. Caracoles si hay un montón, pero a ellos les tengo menos manía y no los mato cuando los encuentro. Sin embargo, las babosas no las puedo ni ver y me cargo a todas las que se ponen a mi alcance. Es más, por las mañanas cuando llevo a mi niño a la guardería en el carrito paso por una zona de muchos jardines, y muchas veces están las babosas en la acera volviendo de sus "excursiones nocturnas". Y aunque se que es una cabronada y que no debería hacerlo, no puedo evitar de pasarles por encima con las ruedas y tratar de espachurrar al mayor número posible. Se que lo pagaré en mi próxima reencarnación, pero es más fuerte que yo.


Y antes de despedirme os dejo un par de fotos del cielo de Bruselas en este momento, para que comprendáis lo que significa la expresión "cielo color panza de burra", que es típico de Bélgica.




Abrazotes

19 may. 2013

Primavera lluviosa

Queridos amigos y amigas,

La primavera está resultando bastante lluviosa este año en Bruselas. Tuvimos una semanilla buena a principios de mayo pero desde entonces casi que no hay día que no llueva, unos días más y otros menos. Ayer sábado, por ejemplo, hizo un día de primavera precioso, con esa luz de Bruselas tan hermosa, pero para los próximos días anuncian lluvia y más lluvia

Para el huerto me viene estupendamente porque no tengo que preocuparme de regar, pero me da la impresión que tanta lluvia y las temperaturas relativamente bajas para la altura de año a la que estamos está retrasando el crecimiento de las plantas, sobre todo de los tomates, que los pobres andan de lo más mustios, como podéis ver en esta foto.





Sin embargo, a las patatas si que parece que les esté sentando bien la lluvia; ya han salido las primeras plantitas, a pesar de que no las tenía yo todas conmigo.  Era la primera vez que las plantaba y, como os conté, esperando a que llegará el buen tiempo me daba la impresión de que las patatas que puse a germinar se me habían "pasado" un poco. Pero no, casi todas las patatas que planté han germinado, como podéis ver en estas dos fotos.





También están saliendo las primeras plantitas de rábanos, que como ya os conté en una entrada anterior, planté justamente con la zanahoria. Como los rábanos maduran mucho antes, cuando los recolecte me servirá para aclarar las zanahorias. Por aquí se planta mucho el rábano, ya que está bien adaptado al clima belga y, además, es uno de los ingredientes de la cocina belga tradicional. Así, por ejemplo, en muchos bares y restaurantes belgas suelen servir de entrada rebanadas de pan con queso fresco, cebolleta y rábano como las de la foto.





Aparte de esto, os quería contar que hace unos días fui a una formación titulada "Organizar el huerto y prever la rotación de cultivos", organizada por el "Centro regional de iniciación a la ecología" de Bruselas. Aquí en Bruselas tiene mucha tradición lo de cultivar su propio huerto, ya que un montón de casas disponen de su jardín y la gente acostumbra a cultivar sus propias verduras. Cuando llega esta época los viveros de la ciudad rebosan de gente comprando plantas, flores, mantillo, etc. A mi es una cosa que me llamó mucho la atención cuando llegué a Bruselas: muchísimos apartamentos y casas  en plena ciudad disponían de su propio jardín, incluso apartamentos de lo más modesto. 

Pero volviendo a la formación, la verdad es que no fue gran cosa, pero por lo menos nos dieron un "kit de iniciación al huerto" con cuatro bolsitas de semillas. Ahí podéis verlo.



El "kit" era un regalo de "Bruxelles environnement", que es como la Agencia del Medio Ambiente de Bruselas. Desde hace dos o tres años todo el tema de los huertos en la ciudad y de los huertos colectivos está en pleno auge en Bruselas y desde esta Agencia de la que os hablo se da mucha promoción al tema.  Así, por ejemplo, esta formación a la que asistí estaba financiada por ella y forma parte de un ciclo titulado "cursos huerto" que está integrado por 8 sesiones de formación: " prevenir y controlar las enfermedades del huerto", " producir frutas y verduras, mantenimiento del huerto", los cultivos de fin de estación, los abonos verdes y la recolección de semillas", etc. Además de este ciclo, hay otro dedicado al compost y otro titulado "la naturaleza en la ciudad" en el que se tratan temas como "un jardín acogedor para la naturaleza", "un jardín sin pesticidas" o " setos hermosos y productivos". Yo me he apuntado a 8 o 9 cursos, ya que aunque mucho de lo que te cuentan es bastante básico, siempre aprendes cosas nuevas que luego puedes aplicar al huerto. Estos días, por ejemplo, ando ocupado por un tema del que hablaron en este curso al que asistí y es el de las acciones que podemos llevar a cabo para favorecer la "instalación" de insectos beneficiosos (abejas, abejorros, etc.) en nuestro jardín, y que va desde plantar plantas melíferas a construir "refugios" para insectos.

Y eso era todo lo que tenía para contaros hoy.

Abrazotes



15 may. 2013

Nos Pilifs

Queridos amigos y amigas,

En alguna entrada anterior os hablé de una granja en las afueras de Bruselas en la que desde hace unos meses compró la verdura y la fruta para casa así como todos los productos para el huerto y el jardín. La granja y la Asociación que la gestionan se llaman "Nos Pilifs" Como ya os comenté, se trata de una iniciativa admirable ya que en la granja sólo trabajan personas con problemas mentales que, de otra manera, tendrían muy difícil encontrar un puesto de trabajo digno.

Dentro de la granja hay una tienda donde venden la fruta, la verdura, productos lácteos, carne y otros productos, todos ellos bio; un gran vivero donde venden semillas, plantas, herramientas y otros productos para el huerto y el jardín y un restaurante, todo ello atendido por estas personas con problemas mentales de las que os hablo. El lugar es bastante grande (no me preguntéis cuanto porque soy malísimo para calcular la extensión), y es un sitio donde los fines de semana va (vamos) un motón de gente de Bruselas con niños pequeños, porque aparte de todo lo que os he comentado, se puede pasear y ver a los animales. Yo suelo ir todos los sábados temprano porque mi niño de dos años (Miguel) se levanta a las 7 de la mañana y hay que sacarlo un poco porque en casa acaba poniéndose "atacao". El fin de semana pasado estuvimos de paseo con él y ahí tomé estas fotos.Estas primeras son de la tienda, de la parte de las verduras.




Pero, por supuesto, la parte más divertida, sobre todo para Miguel, es la de los animales. Hay caballos, cabras, ocas, conejos, gallinas, cerdos, burros, ovejas y una vaca. Ahí tenéis unas fotillos.















Y ahí tenéis una foto de los padres paseando con los niños. Aquí en Bruselas no hay mucho que hacer con los "pibitos", así que el Nos Pilifs y el Museo de Ciencias Naturales son dos de los lugares donde el fin de semana puede uno encontrarse con un tropel de padres con niños pequeños.




Y eso es todo por hoy. Quería hablaros de esta granja porque me parece una iniciativa genial y para que conozcáis algo más de la vida en Bruselas.

 Las primeras semillas ya están empezando a germinar en el huerto, pero eso os lo cuento en la próxima entrada.

Abrazotes

9 may. 2013

Progresa adecuadamente

Queridos amigos y amigas,

Parece que la primavera bruselense ha llegado para quedarse. Estas últimas dos semanas hemos tenido unos días preciosos de sol y luz y aprovechando que he tenido un poco más de tiempo libre he podido darle un empujón al huerto. Estos últimos días he plantado bastantes cosas que paso a contaros.

El sábado estuve en una granja en las afueras de Bruselas, Nos pilifs, y aproveché para comprar algunas plantitas que me hacían falta para completar el huerto. Creo que ya os hablé de esta granja en una entrada anterior. Me gusta ir a comprar allí sobre todo porque la gestiona una asociación sin ánimo de lucro que emplea únicamente a personas con problemas mentales. Y no os creáis que son cinco o seis, hay casi 150 personas trabajando allí. Venden sus propios productos (verduras, frutas, panadería y bollería, plantas, etc.) y la verdad es que prefiero comprar allí, sabiendo que el dinero va para una buenísima causa. 

Pero a lo que iba. Compré algunas plantas aromáticas (romero, valeriana, menta y cebolleta), una planta de calabacín, otra de "potimarron" y un frambueso. Yo, en general, prefiero comprar semillas, para estar seguro de que son ecológicas y no cochinadas transgénicas o modificadas genéticamente, pero cuando sólo voy a plantar una o dos matitas no me merece la pena comprar todo un paquete de semillas. Ahí os pongo unas fotos de las adquisiciones ya plantadas en el huerto o en la maceta correspondiente.

                                                                Este es el frambueso
                                                          Calabacín
                                                          Potimarron
                                                        Valeriana y cebolleta

El "potimarron" es una especie de calabaza chiquita que aquí en Bélgica se consume muchísimo y que en casa comemos bastante. En este artículo del blog "El comidista" tenéis más información sobre esta verdura que yo no conocía antes de venir a Bélgica. Si podéis probarla, no lo dudéis porque es deliciosa. 

Y ayer lunes acabé de sembrar los cuadrados que aún me quedaban libres. En los dos a los que les da menos el sol planté lechugas y espinacas. De ambas cosas planté sólo unas poquitas semillas, y la idea es ir plantando progresivamente (cada dos o tres semanas) para que luego, si crecen bien, no encontrarme con 14 lechugas y que se me echen a perder o me tenga que pasar dos semanas comiendo lechugas y espinacas mañana y tarde. 

Las lechugas que he plantado son de la variedad "Lechuga romana chicon de Vendée", que según este sitio web son una "variedad tipo romana ,muy vigorosa y con gran resistencia a las enfermedades. Ideal para un cultivo fácil". Espero que así sea (sobre todo lo de "ideal para el cultivo fácil); ya os iré contando.

Las espinacas son de la variedad "americana", y por lo que dice el sobre de las semillas, "las hojas son espesas, de color verde oscuro y bien gaufrées" (que no sé lo que significa). Dice también que tarda en crecer pero que es muy resistente al frío.

En otros dos cuadrados un poco más soleados he plantado zanahorias y rábanos. Leí en algunos sitios web que es una buena idea plantar las semillas de las zanahorias mezcladas con las de rábanos porque como el rábano crece antes, cuando haces la cosecha te sirve para aclarar las plantas de zanahorias. Además, como las semillas de zanahoria son tan chiquitas, para no plantar demasiadas, lo que he hecho ha sido mezclarlas con posos de café secos, con lo cual luego tendré que aclarar menos. Una vez que había puesto en la tierra las semillas de zanahoria con los posos de café, hacía una marca con el rastrillo y en cada huequito puse una semilla de rábano. En esta foto lo veréis mejor


Las zanahorias que he plantado son de una variedad que se llama "zanahoria amarilla de Doubs" que, como su propio nombre indica, son amarillas. Yo las he comprado alguna vez en Nos Pilifs y son más dulces que las rojas, aparte de que los niños se las comen mejor con la "gracia" de que son amarillas. Ahí os pongo una foto que he sacado de un sitio web.



Tanto a espinacas como a las lechugas como a las zanahorias hay que ponerle muy poquita tierra encima después de plantarlas, aunque en el caso de las zanahorias hay que prensar la tierra bastante para que las semillas se mezclen bien.

En los otros dos cuadrados que me quedaban he plantado, en uno, cinco plantitas de tomates cherry, y en el otro, una tomatera de "tomates principe de lieja".

Por suerte, y después de unos días sin lluvia, ayer y hoy han caído dos buenos chaparrones, lo cual me viene estupendamente para que las semillas germinen bien, ya que con la tierra seca, aunque las riegues, es más dificil que "agarren". Eso si, he tenido que activar la "alarma antibabosas" porque en cuanto caen cuatro gotas empiezan a salir de todas partes y a comerse todo lo que se les ponga por medio. He cubierto las plantitas de tomate cherry y el calabacín y el potimarron con la parte de arriba de unas botellas de agua de plástico a ver si así sobreviven, aunque el año pasado ya me encontré alguna babosa que se había "escalado" toda la botella y se había metido dentro por la parte del tapón para comerse la plantita. Ahí tenéis una foto



Una verdadera plaga lo de las babosas aquí en Bruselas. Al parecer, el remedio más eficaz es poner un par de tablones en mitad del huerto para que se refugien allí, y cada día ir a mirarlo y matar a todas las babosas que encuentres. Una verdadera asquerosidad pero parece que todo lo demás (la cascara de huevo triturada, la ceniza, la cerveza, etc.) no funciona. Yo he puesto un par de tablones, ya os contaré como me va.

Y esto es todo por hoy. Os dejo con unas fotos de los árboles del jardín: la lila (que es "mi ojito derecho"), que ya ha empezado a echar flores y tiene un perfume espectacular, los dos manzanos, que también empiezan a florecer, y el cerezo de Manu, uno de mis niños, que compramos hace tres o cuatro años y que el año pasado ya dio algunas cerezas.

                                                         Manzano 1
                                                         Manzano 2
                                                               Lila
                                                               Cerezo

Abrazotes